Desde la noche de los tiempos  la humanidad siempre tuvo miedo de la oscuridad de la noche, la única fuente de luz eran las estrellas y la luna, por lo que los hombres no tuvieron otra alternativa que alzar la cabeza y mirar a lo alto. Así, por necesidad descubrieron las estrellas, aquellos  que comenzaron a observarlas con asiduidad, notaron también que algunas con el tiempo retornaban a la misma posición en el cielo y circunstancias que sucedían en la tierra eran concomitantes con determinados movimientos de las estrellas. De esta manera se crearon las condiciones para estudiarlas mas profundamente junto a  sus movimientos. Así nació la astrología.